Volvemos en estos días tan turbulentos a la palabra “fascista” que se ha convertido en «mantra», existen personas que en cuanto se les toca la sensibilidad, se les intenta aportar otro tipo de soluciones, vías, ideas, postulados, explicándole los mismos, y no tienen argumentos y se sienten acorralados, utilizan la palabra mágica, “fascista”, sin conocer su significado ni histórico ni etimológico

El fascismo fusionó al socialismo (no marxista) con el nacionalismo, es decir, el nacional-socialismo (nazi), el fascismo fue creado por Benito Mussolini, socialista empedernido, y que desencantado con el mismo y su deriva funda el fascismo, Mussolini anteponía el socialismo internacionalista de todos los obreros, pero al observar que este derivaba en nacionalismo funda su propio partido, eso era el fascismo el socialismo-nacionalista. Curioso fue que Mussolini en su primera época fue bendecido ni más ni menos que por Churchill y Ghandi, pero la historia siendo a veces injusta hizo que Mussolini se aliara con Hitler, lo que derivo un desastre mayúsculo, penoso, y denigrante en la historia, quizá si Mussolini se hubiera aliado con Churchil que perfectamente lo podía haber hecho, la historia no hubiese sido tan dura, y hoy día estaríamos hablando de nuestro salvador al igual que Churchill pero…la historia es la que es.

Por lo tanto el significado que cada uno le de subjetívamente a la palabra fascista será la que quiera, pero su significado ni histórico ni etimológico tiene nada que ver con la ultraderecha que es el mantra que se utiliza hoy día.

Sin embargo el comunismo es internacionalista, no es nacionalista, en el manifiesto comunista de Marx y Engels entre otras cosas se establecía que debía liquidarse a la familia puesto que eran una idea burguesa, la verdad es que Marx si que lo cumplió pues dejó embarazada a su criada y dicho niño fue reconocido por Engels (curioso), al margen que Marx vivió toda su vida de Engels sin pegar un palo al agua pero eso es otra historia. Para llegar a este socialismo de verdad y no de pacotilla, debían “freir” a impuestos a los ciudadanos, acabar con la libertad de prensa, y así acabarían con el capitalismo, (la verdad es que no acertaron), ahora bien Marx decía también cosas sensatas que uno de los fines de los comunistas era el crecimiento económico cuanto más mejor, y así si lo lograban poder manifestar que eran superiores a los capitalistas y por otra parte aumentar el bienestar del proletariado, esta idea era la primigenia de los marxistas, el crecimiento económico era fundamental.

Lo más parecido a esta última tesis del crecimiento pregonado por el marxismo hoy día en nuestros dirigentes comunistas  es el patrimonio que algunos que presumen de marxistas han logrado para si, no para el proletariado, y como mucho repartir pero entre sus correligionarios, y si esto sigue así «voto a Dios» que lo lograrán a cambio de más impuestos y endeudar al país hasta lo inimaginable, Si Marx levantara la cabeza se liaría a gorrazos, ladrillazos o cacerolazos a todos ellos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *